Lo descubrió Edmon Becauerel en 1839, pero no fue hasta 1904 cuando Albert Einstein explica este efecto de la transformación parcial de la energía luminosa en energía eléctrica en su teoría de la relatividad.

En 1954 en los laboratorios Belt se fabricó el primer prototipo de célula fotovoltaica de silicio. Cuatro años más tarde, en 1958, la tecnología solar se aplicó por primera vez en el espacio.

España llegó a ser el número 1 del mundo en la potencia fotovoltaica en el año 2008. Fessa colabora en que volvamos a ese puesto, ¿y tú?

 La generación fotovoltaica transforma directamente la energía solar en corriente eléctrica. El método consiste en un material que absorbe los fotones de luz (energía) y después emite los electrones.

¿Dónde se puede usar?

 

 

Apuesta por la energía renovable

Fessa trabaja en exclusiva en energías renovables para proporcionar una energía limpia y sostenible.

FESSA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *